martes, 20 de febrero de 2018

Diseñando el siglo XXII Tierra 1

En la serie de Enterprise nos encontramos con un planeta que está empezando la exploración espacial, por lo que su tecnología es más arcaica que otras muchas civilizaciones con las que se encuentra. Para diferenciarlas del resto de las naves alienígenas se usó el reconocido aspecto de las barquillas de curvatura cilíndricas y casco principales de sus naves en forma de plato, creando un vínculo reconocible entre la Flota Estelar de la Tierra, con la de la Federación que todos conocíamos. Esta correlatividad estética ya se había visto en la sonda del siglo XXI Friendship One que encontró la Voyager en el Cuadrante Delta en el capítulo homónimo [Friendship One (VOY, 7.21)]. Y esa evolución empezaba en los créditos iniciales, donde se mostraban los vehículos usados por los exploradores humanos, desde los primeros barcos que surcaban los océanos, las primeras naves espaciales reales, hasta llegar al Phoenix de Zefran Cochrane, junto con otros modelos hasta llegar a la clase NX.

Créditos iniciales
El OV-165 era una lanzadera espacial que partía de la Estación Internacional y que llevaba la misma matrícula que los transbordadores espaciales de la NASA. Estaba pensada para salvar el vacío existente entre los primeros transbordadores y la Phoenix de ST: First contact.



Entre el Phoenix, la primera nave que rompiera la barrera de curvatura, y la nueva Enterprise apareció una nave con un casco triangular y unas barquillas de curvatura vista desde la popa. En el blog de Doug Drexler la nombró como la SS Emmette, con la misión de colonizar la Luna.





Para este diseño se hicieron diversos bocetos con cascos simples y barquillas cilíndricas tan reconocibles, uno de los cuales contaba con 4 de estos ingenios.



NX-Beta
Entre las ideas presentadas para la nave triangular había un vehículo de “alta velocidad” que terminaría siendo la base del NX-Beta visto en First flight (ENT, 2.24). Este era el primer vehículo experimental en alcanzó la barrera del factor 2 decurvatura y en el guión se le describía como una nave pequeña, espaciosa y equipada con dos barquillas de curvatura antiguas, con una cabina estrecha y algo primitiva. Este primer boceto tiene un claro origen en el caza Lockheed P-38 Lightning, de la 2ª Guerra Mundial, que tenía un diseño de doble fuselaje o twin booms, con una barcaza central en medio de las alas para la cabina del piloto.


Una de las ideas era lanzar esta nave desde un gran avión nodriza en forma de ala delta, evitando así el engorroso despegue impulsado con cohetes para romper la fuerza de la gravedad terrestre.


Finalmente vimos en pantalla un concepto diferente, más similar al Phoenix que se había visto en ST: First contact. Tenía un casco alargado y cilindro similar a un cohete, con la misma cabina que la nave de Zefran Cochrane, aunque con un potente motor en la popa y una estructura fija para las barquillas de curvatura.

Mientras que su lanzamiento fuera de la atmósfera se realizaría mediante una rampa y un patinete que quedaría en tierra.



Ll. C. H.


Links relacionados:


domingo, 11 de febrero de 2018

Discovery The War Without, The War Within

The War Without, The War Within


Cuidado, a continuación hay SPOILERS!!


Este es un auténtico capítulo de transición hacia el final de la temporada, donde los personajes se ponen al día de lo que ha sucedido en su universo y los espectadores cogemos aliento.


Lo que exigen estos tiempos
El panorama que se encuentran nuestros protagonistas tras regresar a casa es ciertamente desolador. La guerra se ha extiendo por todo el cuadrante y casi el 20% del territorio de la Federación ha sido ocupado, con una tercera parte de la Flota destruida, es decir: un desastre. La situación es tan desesperada por las pérdidas, como por las tácticas del enemigo. Sarek lo resumen a la perfección: “Ante la ausencia de un líder indiscutible, las Casas klingon se han vuelto a dividir. Cuando empezó la guerra combatíamos a un enemigo, ahora combatimos a 24. Compiten entre ellos. De allí la naturaleza indiscriminada de sus ataques, pero su objetivo común parece evidente: buscar el liderazgo viendo que Casa destruye más activos de la Federación. Somos objetivo de su brutalidad feudal. Nuestra muertes son sus trofeos”. Un buen amigo mío me dijo “Desaparece Lorca y nueve meses después la Federación es derrotada. Seguirían usando la estrategia de poner la otra mejilla antes de disparar un torpedo y buscar parlamentar, estrategia que imagino es poco útil para los klingons están en guerra” y aunque repliqué que también se podía deber a la desaparición de Discovery con su tecnología y conocimientos sobre el sistema de ocultación, muy posiblemente tenga razón. Ya que en estos tiempos oscuros, donde se corre el peligro de desaparecer, tal vez sean necesarias otras tácticas. Y poner al mando de la misión a la Emperatriz Georgiou y la despedida definitiva que percibe Burnham de quien fue su protector en Vulcano, nos pueden dar una pista del cariz de las decisiones que han tomado para defenderse de su terrible enemigo.

El motivo por el que Kirk no conocía la existencia del universo espejo ya ha sido aclarado: el viaje se ha clasificado como alto secreto para evitar que se pueda ir en busca de sus allegados fallecidos. Me parece muy simplón. Además si fueron a buscar a alguien hasta allí se encontrarían con otra persona completamente diferente: el reverso de quien conocía. Sino, que se lo pregunten a Kira Neris cuando conoció a su otro yo espejo. Además se necesita un motor especial, unas coordenadas nada fáciles de trazar y alguien que haga de cobaya para acabar siendo el sistema de navegación.

Capitán, mí capitán
Estaba claro que rescatar a Georgiou no era un acto gratuito y que iba a estar implicada en la continuación de la historia. Y la verdad es que el intercambio entre universos permite hacer giros en la historia que anima las tramas. Si Lorca quiso engañar a todo el mundo para regresar a casa y apoderarse del Imperio, como si fuera el Trono de Hierro de Poniente. Ahora la Emperatriz cambia las tornas y se disfraza de capitana de la Flota Estelar. La cuestión será, tal y como dijo Spock: “Fue más fácil para ustedes, hombres civilizados, comportarse como bárbaros, que para ellos, barbaros, comportarse como hombres civilizados”. Lorca lo consiguió (y de paso hizo un personaje memorable), ¿lo logrará Georgiou?

Expiaciones
Burnham aún tiene la necesidad de redimirse de su traición, le dice a Saru que la salvó porque no podía volver a verla morir. Mientas que a la Emperatriz la confiesa que quería mostrarle un lugar con integridad, con esperanza. Lo que no entiende es que un escorpión no puede ir en contra de su naturaleza y ésta en el universo espejo era ser la antítesis de la Federación. Pero Georgiou es tan sabia como lo había sido la capitana de la Shenzhou y sabe que en realidad se siente culpable.

Otro personaje que tiene que redimirse de sus actos es Tyler o más exactamente los que cometió Vop. El cual podemos confirmar que realmente ha muerto y nos hemos quedado con el humano y lo mejor de todo, recuerda quien era el klingon y que hizo. Lo que hace que su situación sea más interesante, con su alma y cuerpo torturado y con los remordimientos de lo que Voq hizo, aunque no creo que exploren más esta faceta tan oscura.

En este capítulo Tilly me parece un personaje muy interesante y maduro. Humano, en un sentido de Star Trek: con miedos y esperanzas que todos llegamos a tener. Su ingenuidad no tiene prejuicios, como hizo con Burnham cuando esta llegó a la Discovery, ahora tiene un comportamiento análogo con Tyler, acogiéndole de nuevo como amigo, me recuerda a la primera vez que la vimos, que decía que no iba a tener amigos. Ahora la vemos siendo una igual con el resto de tripulantes, comportándose con Burnham como su Pepito Grillo, la voz de la conciencia, mucho menos ingenua de lo que quieren que la veamos.

Lo que no pudo ser
Utilizar el motor de esporas (o champiñones) para viajar por el tiempo y evitar la guerra klingon reconozco que hubiera sido algo muy fácil, forzar el Deus ex machina a extremos de simplismo. Pero sinceramente ¿para qué tener una máquina capaz de viajar en el espacio de manera instantánea, entre universos y como se ha visto en el tiempo y no utilizarla? Sería como si el doctor Who usara la TARDIS solo para ir a comprar el pan. Sin mencionar que Tyler Ash al tener todos los recuerdos de Voq conoce todos los pasos de T’Kuvma. Lo que me recuerda una situación muy similar, en Yesterday’s Enterprise (TNG, 3.15) la Federación está perdiendo una guerra contra el Imperio Klingon, cuando la USS Enterprise-C reaparece del pasado, en un punto de la historia donde su actuación podría cambiar el curso de los acontecimientos. En aquella ocasión Picard le dice a la capitana Garrett que una nave más en aquel conflicto no marcaría la diferencia, pero en el paso podría evitar aquella guerra devastadora. ¿Es tan infalible el plan que se tiene pensado para la Discovery que una nave marcará la diferencia? Creo que la presencia del ISS Discovery en el universo primario hubiera sido interesante para desarrollar alguna historia paralela, aunque hubiera sido pequeña. Por lo que fuera destruida al poco de llegar por los klingons me parece desaprovechar la idea de la Capitana Muerte.


Ll. C. H.

Links relacionados:


domingo, 4 de febrero de 2018

Discovery What's Past Is Prologue

What's Past Is Prologue


Cuidado, a continuación hay SPOILERS!!

Este es el capítulo más épico de la serie al mejor estilo de Kirk, y volvemos a tener otra referencia a William Shakespeare en el título: “El Pasado es un prólogo” es una frase del segundo acto, escena primera de La Tempestad. Aquí los villanos pierden y nuestros héroes retoman el control de la situación logrando regresar a su universo. Así concluye la estancia y posiblemente trama del Imperio Terrano, lo cual es un acierto, ya que centrarse en ella con más episodios hubiera sido alargarla demasiado e innecesariamente. De esta manera la historia queda condensada al descubrir al villano y regresar al hogar, pero claro esto es Discovery, el reverso de Star Trek, y el hogar no está exactamente igual de cómo lo dejaron. Y aunque parece que las líneas argumentales salten tanto como si utilizaran el motor de esporas, de esta manera se evitan capítulos de relleno, como ocurrió con alguno de la primera parte de la temporada.

Empecemos por algunas especulaciones que escribí en la reseña anterior y que no se han cumplido. Lorca no terminó en el universo primario a través de la red micelial, sino de la misma manera que Kirk y sus compañeros en Mirror, mirror (ST, 2.10): por un fallo del transportador afectado por una tormenta de iones. Y aunque Stamets espejo sí trabajaba con la tecnología de esporas, su objetivo no era viajar con ellas, sino usarlas como fuente de energía para armas de destrucción planetaria. Lo que sí permitiría a Locar conocer básicamente los conceptos de esta y deducir que se podía utilizar para regresar al Imperio para apoderarse de él. Ellen Landry espejo vivía, por lo que su contrapartida del universo primario sigue siendo una descerebrada por haberse enfrenado al tardígrado gigante sabedora que era una máquina de matar. Había imaginado a Lorca como un revolucionario, pero no era más que un fanático xenófogo imbuido por la ambición digno del Imperio Terrano.

La noche es más oscura junto antes del amanecer
Este era Gabriel Lorca, que había arrastrado al lado oscuro a la tripulación de la Discovery por caminos poco éticos embaucándoles al decirles que su trabajo era para un bien mayor. Como dijo Picard en The drumhead (TNG, 4.21): “Los villanos que se retuercen el bigote son fáciles de reconocer. Los que se visten de buenas maneras están bien camuflados”. Ya escribí en la reseña de Vaulting Ambition (DIS, 1.12) que muchos habían visto en el capitán de la Discovery como aquel personaje duro, que ha de hacer lo que sea necesario para lograr su objetivo, en su caso ganar la guerra contra los klingons. Por otro lado un fin legítimo para un militar o un miembro de la Flota Estelar cuyo deber es defender a la Federación. Pero esquivar la ética esto era algo que contradecía con las acciones del resto de capitanes vistos hasta la fecha: en mencionado Picard, cuya rectitud y dotes diplomáticas hacían que intentara resolver todos los conflictos dialogando, o Janeway que obligó a su tripulación a un viaje de regreso de 7 años al destruir la estación del Caretaker. Kirk es pura aventura, Archer un explorador un poco incauto, excepto en la tercera temporada y Sisko estaba metido en tantos líos que a veces no sabía muy bien que hacer. A veces es bueno recordar que Star Trek es una utopía sobre lo que podría llegar a ser la humanidad si nos uniéramos, dejando nuestros conflictos a un lado y prosperáramos buscando el bien común. Por tanto nuestros héroes han de tener esa pátina de rectitud que a veces pueda parecer que se haya perdiendo cierta noción de realismo. Eso es lo contrario de la actitud de Lorca, y por eso algunos encontraban adecuada para un comandante de la nave estelar. Y aunque personalmente me gustaba como personaje, porque era lo contrario a los estereotipos que hasta entonces teníamos y porque un poco de mal rollo nunca va mal para amenizar cualquier serie, no me convencía como oficial de la Flota. En este capítulo podemos ver al Lorca real, desatado y sin tener que fingir, liderando por fin su revuelta para coronarse Emperador y la verdad me ha parecido demasiado histriónico. Le prefería más comedido, teniendo que fingir y manipular a todos mientras estaba sentado en la silla de mando, y no como psicópata terrano. Así que está bien hecho, lo que bien acaba. ¡Larga vida al Emperador! Sea, quien sea.

¿Pero qué me has hecho?
El otro protagonista del capítulo, aunque eclipsado por Lorca, es la Emperatriz Philippa Georgiou, la cual no solo sale derrotada por el plan de su antiguo esbirro, sino que queda descafeinada en comparación con el antiguo capitán de la Discovery. Y es que Georgiou no termina de ser la gran malvada líder de Imperio. Su enemigo no duda en usar armas químicas y ejecutar a todo el que no le jura lealtad, en cambio ella se dedica a torturar a quienes se convertirán en la quinta columna que asaltarán y conquistarán su nave, además de ser muy indulgente con la propia Burnham. Me da la sensación que Lorca tenía razón cuando la considera débil frente a otras razas alienígenas. Su grandeza aparece al final, cuando se sabe derrotada para seguir al frente del despiadado poder terrano, decide sacrificarse para que el reverso de su hijastra del otro universo logre sobrevivir. Por eso la frase que le dice a esta a bordo de la Discovery describe perfectamente la situación: “¿Pero qué me has hecho?”, tras haberse hecho a la idea que iba a morir.

Heredera del Imperio
Burnham al descubrir la naturaleza de Lorca se da cuenta que lo que la ha llevado hasta allí es una falsedad, ha de intentar a toda costa salvar a su tripulación, a sus amigos. Y durante todo el capítulo la vemos con una determinación y habilidad digna de los héroes que nos tiene acostumbrado Star Trek. Por eso no tiene mucho sentido su último gesto altruista con la Georgiou terrana, al salvándole la vida deja claro que aún no deja de ver a su mentora, la que la acogió tras dejar su hogar y el lugar donde había crecido y educado. Lo que aún está por ver y tengo muchas ganas, es lo que sucede con la Emperatriz en un lugar como la Federación, por muy derrotada que esté frente a los klingons.

A bordo de la Discovery
Una vez descubierta la verdadera naturaleza de Lorca la tripulación de la USS Discovery vuelve a ser la conocida Flota Estelar y la verdad es que les echaba un poco en falta, poniéndose manos a la obra para resolver el problema. Con Stamets recuperado ya pueden pensar de nuevo en usar el motor de esporas y el trabajo en equipo y esa iniciativa, del más puro estilo de la Flota, queda reflejada en el discurso de Saru. Quien representa ese comandante que ha de guiar a su tripulación, manteniéndose firme y al timón para guiarlos a través de las olas, evitando que el buque naufrague, como les ocurre a los protagonistas de La Tempestad, cuyo título en el capítulo hace referencia. Ya dije que el kelpiano me gustaba, sobre todo cuando dejaban a un lado el rollo del miedo de su raza, como precisamente han hecho al dejarlo al mando de la nave de una manera muy serena y profesional.

La guerra perdida
Y como ocurría al final de Into the forest I go (DIS, 1.09) la nave vuelve a estar en el lugar que no le corresponde. O en este caso en el tiempo. Si me dejáis especular la situación es perfecta para viajar al pasado a través de la red micelial para evitar que la Federación pierda la guerra contra los klingons. ¿Lo harán? Espero sinceramente que sí, aunque para ello haya que romper la Primera Directriz y también la Temporal, en el caso que en el 2255 esté implantada, claro. En realidad tiene tres episodios para solucionar las cosas y dejarlas más o menos como estaban. La cuestión es si regresan al momento de su viaje al universo espejo, recordemos que la ISS Discovery se supone que saltó al universo primario o antes de la Batalla de las Estrellas Binarias. Si hacen esto último evitarían que Stamets desarrollara el motor de esporas (o champiñones) y recuperaríamos al doctor Culber. Aunque como T’Kuvma estaba convencido en lanzar su llamamiento contra la Federación, solo destruirle antes sería posible evitar la guerra. Eso además permitiría que Burnham no se amotinara contra su capitán, precisamente a quien acaba de salvar la vida, en el universo espejo.


Ll. C. H.

Links relacionados: