sábado, 26 de mayo de 2018

Ocasiones perdidas en Star Wars (1)


Habiendo hecho un ejercicio de reflexión sobre los cambios que yo hubiera hecho en las últimas películas de Star Trek, ahora le toca el turno a la otra gran saga de la que soy fan: Star Wars. Este es un artículo muy personal y por tanto no deja de ser una opinión y como se suele decir: a gustos colores. Básicamente es el resultado de esa idea surgida en alguna conversación con algún amigo: “¿… y si esto u otro se hubiera hecho de otra manera?”, pudiéndose decir que es como especie de política ficción o una ucrania. La idea es desarrollar cambios que yo hubiera hecho en los argumentos de las últimas películas, empezando con las precuelas y la continuación de la trilogía clásica. (1)


The phantom menace
Como fan de la trilogía clásica, con la que crecí tanto con las películas como con los libros del juego de rol de Jocs & Games, la historia del alzamiento del Imperio/caída de la República y la traición del padre de Luke Skywalker para convertirse en el malvado Lord Darth Vader, tenía un poder cautivador importantísimo. Pero el resultado fue una historia floja, con grandes momentos individuales y un desarrollo desaprovechado. Todos conocemos la idea: una película para mostrar la infancia de Anakin, la siguiente más mayor con en el que se desarrolla su amor por Amidala y una tercera con el momento en que es seducido por el Lado Oscuro de la Fuerza. A todo esto nos querían mostrar la decadencia de la República asolada por la corrupción y las famosas Guerras Clon mencionadas en A new hope.

El problema de The phantom menace es que tiene una historia que se cuenta en 20 minutos y la película se alarga dos horas añadiendo carretas de vainas y batallas finales. Además se inicia la trama para luego hacer un salto 10 años hacia delante, lo que es un poco confuso para seguir las intrigas políticas y la vida de los propios personajes. Toda esa infancia de Anakin resta metraje para explicar mejor el ocaso de la República y la manipulación de Lord Sidius al Consejo Jedi y al Senado. Yo hubiera empezado la nueva trilogía con Anakin ya adolescente y con su adiestramiento en la Academia, mostrando su infancia a modo de flashbacks. Además podía contarse la misma historia del bloqueo de Naboo, pero más cercana a las Guerras Clon, lo que hubiera tenido más de sentido. De esa maneta permitiría desarrollar más la confabulación de Palpatine, el gran malvado en la sombra de Star Wars: tanto en la conquista del poder político, como en el engaño a los jedis. Es cierto que esta es la historia de Anakin, pero la trama de la caída de la República por culpa de la corrupción imperante es parte del motivo por el que Palpatine logra llegar al poder, elimine a los jedi cumpliendo así la venganza de los Sith, que se alce el Imperio, y la aparición de Vader. Sobre todo porque esa situación de corrupción, tantas veces dicha en pantalla, luego no se muestra claramente, apenas se intuye con las acciones de los personajes o simplemente se queda como anecdótica. También nos hubiera permitido introducir al conde Dooku desde el principio, permitiendo así mantenerlo como villano durante toda esta historia y ser un elemento de distracción para los jedi sobre el verdadero artífice de su caída. No digo que se centre en ello (no sería la esencia de Star Wars), pero se hubiera podido hacer mejor. Al fin y al cabo Palpatine no deja de ser el gran malvado detrás de Vader. Por otro lado es posible que nos hubiéramos librado de sufrir a Jar Jar Binks. (2) Ahorrándonos de paso la inmaculada concepción de Anakin por el buen hacer de la Fuerza y la existencia de los midiclorianos.

La trama, usando todos los elementos de la película original, podría haberse desarrollado así: Anakin adolescente es un pádawan díscolo, se encuentra en Tatooine participando en una carrera de vainas, donde recordaría su infancia, incluso podría ver a su madre. Son reclamados a Naboo donde la Federación de Comercio tiene bloqueado el planeta por disputas por los aranceles, para escolar a la Senadora Amida a Coruscant (eliminando eso del reinado de adolescentes de Naboo que no tiene ni pies, ni cabeza). Allí se podría ver el entramado corrupto del Senado, que numerosos planetas quieran protegerse de las corporaciones comerciales/financieras y crear un ejército… Para finalmente regresar a Naboo y liberar el planeta. (3)


Attack of the clones
En todo caso la estructura de las películas son las que son y es en Attack of the clones cuando empieza la historia en serio. Y es precisamente las circunstancias que rodean la creación del ejército clon es lo peor de todas las precuelas. Recapitulemos: un cazarecompensas ataca a la senadora Amidala y su rastro lleva a Obi Wan a Kamino. El lugar precisamente donde se ha estado “fabricando” secretamente un ejército de soldados para la República del que nadie sabe nada, encargado por un jedi que murió hace 10 años. Además este asesino ha sido la base genética a partir de la cual se han clonado los soldados y participado en su entrenamiento. Durante su huida el cazarecompensas intenta matar a Obi Wan y al seguirle hasta Geonosis descubre que este es un esbirro del líder de los separatistas, el conde Dukoo. Para complicar más la situación en este el planeta se está fabricando otro ejército, esta vez de droides, con la intención de atacar a la República. Descubiertas las intenciones de los separatistas los jedi, ni cortos ni perezosos, se ponen en cabeza del ejército y atacan Geonosis dando inicia a las Guerras Clon. Todos recordamos que estas terminarán con la Orden 66 en la que los clones matarán con todos (o casi todos) los caballeros y padawans.

Parece ser que la orden de la creación del ejército clon fue del maestro Sifo Dyas sin el conocimiento del Consejo Jedi, quien, casualmente, murió poco después de hacer el encargo a los kaminianos. Además de que esto debería haber hecho sospechar algo a sus compañeros, por otro lado, ¿nadie se ha dado cuenta que uno de los villanos es el responsable de crear y entrenar a esos soldados? Y aunque no se ha mencionado: ¿quién ha pagado a los clonadores? Durante su investigación a Obi Wan ya le advierten que sus servicios no son precisamente baratos. Además la ubicación de su mundo ha sido borrado de las cartas estelares (incluidas las que tienen los jedis). No deja de ser una buena medida de protección, ¿pero quién lo hizo, con qué autoridad? Y finalmente ¿quién ha financiado las armas, las armaduras, el equipo personal, los andadores, los vehículos aéreos y los destructores que se usaron en Geonosis? ¿Las grandes corporaciones los han fabricado sin saber que iban a cobrar? Muchas preguntas que no se contestan, ni parece que se cuestionan y aun así ni cortos, ni perezosos, los valerosos caballeros jedi se pusieron a liderar ese misterioso ejército surgido de la nada.

¿A nadie le parece un poco absurdo todo esto? Deduzco que Lucas quería generar misterio, envolver todo el asunto en las brumas de incógnitas y preguntas, tal vez para desarrollarlas en cómics y novelas. Aun así no puedo catalogar toda la trama de otra forma que no sea completamente absurda. ¿No hubiera sido más fácil hacer que este ejército fuera parte de las discusiones en el Senado? Una facción más agresiva abogara de manera abierta para crear esos soldados o incluso que la autorización hubiera partido y ya estuvieran siendo creados, con Palpatine en medio, intentando suavizar la situación o metiendo cizaña. Incluso como había indicado en The phantom menace se podía utilizar la invasión de Naboo como motivo para crear dicho ejército. También hubiéramos visto la impotencia de los caballeros jedis ante la corrupción de la República para mantenerla en paz. Ahorrándonos la absurda inocencia de estos al ponerse ante un ejército creado por uno de sus enemigos y manteniendo que detrás de su creación estuviera Palpatine. El cual parece que nunca sabe nada y se encuentra todo por casualidad y siempre es beneficioso para él (aunque eso es lo bueno del personaje, la sutil manipulación que hace de todos). Además esto hubiera dado un argumento sólido a las reclamaciones de los separatistas, por otro lado algo vagas, mostrando claramente dos facciones dentro del senado. También estaría bien que los clones no tardaran 10 años en llegar a la edad adulta, acortando el tiempo de preparación de los soldados, claramente inducido por el tiempo transcurrido desde el Episodio I al II.

En Attack of the clones es el inicio de la guerra civil en la República, pero también es cuando Anakin empieza su camino hacia el reverso tenebroso de la Fuerza. Está claro que son sus antecedentes como esclavo en Tattoine, y los lazos que tiene con su madre lo que inicia ese camino (con la ejecución de los moradores de las arenas que la raptaron y violaron). Así como la relación amorosa con Amidala, y su miedo a perderla, sumando la manipulación que sufre por parte del Palpatine. Confieso que estos elementos me parecen la combinación perfecta para la historia, pero su desarrollo no termina de cuajarme. La historia de amor entre el joven caballero jedi y la senadora es ñoña por culpa de las conversaciones intranscendentes que tienen. Y ocurre lo mismo con su relación con Palpatine: la idea de ofrecerle el conocimiento para resucitar a su amada es buena, pero ocurre lo mismo con Amidala, los diálogos no transmiten la tensión extrema de lo que se narra. La situación debía haberse forzado más, poniendo a Anakin más al límite, se podría haber hecho más dramática si se hubiera tenido más metraje... Por eso lo interesante de haber iniciado la trama con él más adulto en vez de presentárnoslo como ese niño encantador en The phantom menace. Además al estar librándose una guerra las situaciones desesperadas son más fáciles de conseguir. La verdad es que es una gran idea como Anakin se convierte al Lado Oscuro, pero creo que en conjunto está mal ejecutada. Y es una lástima, ya que la traición, la ambición desmedida, el amor, los celos, o la envidia son los grandes temas de la humanidad y en su historia están todos, pero expresados de una manera muy simple.


Revenge of the Sith
En el Episodio III termina la senda de Anakin para convertirse en Darth Vader. Sobre este viaje ya hemos hablado. La trama de la Orden 66, con el uso de los clones para ejecutar a los jedis, me parece lo mejor de toda la película (y de las precuelas). Y Palpatine solo puede considerarse un genio del engaño y la manipulación al pasar años y décadas frente a los jedis, literalmente burlándose de ellos, sin que supieran que era su mortal enemigo: un señor Oscuro del Sith. Cobra sentido, por tanto, que la creación de los clones fueran fabricados con varios propósitos: el primer tener un ejército que obedeciera al futuro Emperador. Y es una manera plausible de eliminar a cientos de caballeros jedis que los están liderando como sus oficiales a la vez, que además están repartidos por toda la galaxia. Facilitando a la pareja de Sith (maestro y aprendiz) la tarea de eliminarlos, al mismo tiempo que usan esos soldados para apoderarse de la galaxia y ocuparla de un solo golpe. Una jugada perfecta, la verdad. También me parece brillante que la guerra fuera librada por dos tipos de máquinas: los droides, que podían ser fácilmente neutralizados al finalizar la contienda. Y otras de carne y hueso, como los clones.

Aunque las motivaciones de Anakin para volverse al Lado Oscuro me parecen las correctas para el viaje iniciado por el caballero Jedi, no así la ejecución. Tengo la sensación que se quiere mostrar una manipulación de Palpatine tan sutil, que no termina de convencerme. Aunque sí hay una escena realmente lamentable: cuando Vader descubre la muerte de Amidala y alza los brazos para caer casi de rodillas como un “llorica”. Es una sobreactuación lamentable. Sobre todo porque lo que conocíamos de él era un ser frío, cruel, que mostraba su poder de maneras expeditivas, pero sin actuaciones teatrales, sin ningún esfuerzo en su uso de la Fuerza, como con la demostración frente al general Motti en la Estrella de la Muerte o el asesinato del almirante Ozzel. Yo hubiera dejado el momento simplemente con el aplastamiento, mediante la Fuerza, de toda la sala de operaciones, sin el ridículo (para mí) grito de “¡Noooo…!” tras saber que él fue el responsable de la muerte de su amada. Creo que hubiera quedado mejor que su ira solo se hubiera centrado en el uso de la Fuerza.

Finalmente comentar una de esas cosas que también suelen decirse de la película, sobre la manera en que se esconden (poco o mucho) los hijos de Anakin y Amidala. Y es que... ¿cómo puede ser que Vader no sepa dónde están si ni le cambian el apellido a su hijo? La respuesta, para mí, es fácil. Cuando se finalizó el guión de A new hope en 1977, no creo que tuviera en mente esos pormenores a pesar (o eso se ha dicho) de idear desde un principio la historia de una saga familiar Skywalker y empezando por la historia de los hijos. Eso explicaría porque Luke lleva el apellido de su padre sin saber este que tiene un vástago. Por otro lado Vader cree que sus hijos han muerto junto con Amidala (que él ha matado), ¿por qué buscarlos? Y menos en Tattoine, el lugar del que siempre ha querido huir y donde seguro que no quiere volver, ni recordar.


Un apunte de la trilogía original
Tenemos que reconocer que estas son una obra maestra de la ciencia ficción y el cine de acción y aventuras. Pero siempre ha habido algo que me ha chirriado, como arañar una pizarra con las uñas: los ewoks. Y aunque la gente puede decir: “¡oh que monos son!”, yo sinceramente los detesto. George Lucas quería que el Imperio fuera derrotado por una raza primitiva y pensó que fueran los wookiees, pero como en A new hope ya había quedado claro que Chewbacca era hábil con la tecnología, buscó otra alternativa. Creo que hubiera sido más lógico que los congéneres del gigante Chewie fueran los responsables de la derrota de la mejor legión del Emperador. Además hubiera quedado perfecto ver la liberación de Kashyyyk, sobre todo para ver después su ocupación en Revenge of the Sith. Hubiera sido poético, por lo que es una auténtica lástima que Endor, sea, Endor.



Notas de producción:
(1) ¿Por qué no hacer lo mismo con la trilogía original? En primer lugar porque este artículo lo pensé a partir de las reimaginación de Star Trek. A la hora de planearlo para Star Wars es lógico (creo yo) enfocarlo desde las primeras películas que continuaron la saga de los Skywalker, en este caso contando la historia de Anakin/Vader. Y en segundo lugar no tocaría nada de la trilogía original… bueno. Casi nada.

(2) Según una teoría que circula por internet se dice que Jar Jar Binks era en realidad un Lord Sith. Tengo que reconocer que hubiera sido divertido, aunque el problema del personaje es que es tan rematadamente estúpido y torpe para hacer gracia, que lo que provoca es rechazo. Si no lo hubieran creado para hacer chistes tan facilones, como grotescos, posiblemente no lo hubiéramos odiado tanto.

(3) Para el papel de asesino que hace Darth Maul, podría perfectamente haber aparecido como responsable del ataque a Naboo.


Ll. C. H.

Links relacionados:


domingo, 20 de mayo de 2018

Mi top 10: naves aliens de Star Trek


Seguimos con mi top 10 de naves, con el turno a las alienígenas de Star Trek. Bueno en realidad la lista se compone de 11 naves, ya que hay muchas naves y pocos puestos.


1 · Cubo borg
Es difícil decidir entre tantas naves alienígenas, pero el primer puesto no puede ser para otro que el cubo borg. Su simplicidad geométrica, con su aspecto amenazador con suel casco metálico, altamente tecnológico, formado por piezas sin estética más allá de la practicidad, sin detalles más allá de piezas ensambladas al azar. Su gran tamaño hace que cualquiera que se enfrente a ellas haya de tener mucha valentía y agallas, o locura. Además en su presentación en Q who? (TNG, 2.16) la nave se parece reconstruirse por sí sola y es prácticamente es indestructible, salvo a engaños y subterfugios, hasta la aparición de las bionaves de la especie 8472. No deja de ser la personificación del enemigo implacable, prácticamente invencible, sin forma. El borg asimila todo lo que encuentra y por tanto no le importa la estética, solo le interesa aplicar lo encontrado en el colectivo de manera práctica y aséptica. Eso es lo que representa el cubo borg y en su extensión el Colectivo.
Artículos: Instalaciones borg



2 · Pájaro de guerra clase D’Deridex
El pájaro de guerra romulano está, por su elegancia y diseño amenazador, en el segundo puesto de la lista. Esta nave siempre me gustó, es grande, y a simple vista ya se aprecia que es poderosa y su presencia solo puede presagiar un peligro inminente. Además los romulanos siempre me han parecido grandes malvados, pero desafortunadamente desaprovechados.



3 · Nave de guerra breen

Es simplemente fascinante. Diseñada para que no fuera simétrica, su extraña forma la hace única. En realidad nada sigue el patrón “clásico” de Star Trek y eso es lo que la hace realmente hermosa, extraña, alienígena y de alguna manera temible. Además en Scorpion (VOY, 3.26) se indica que usa tecnología orgánica, lo que por un lado cuadra con sus líneas asimétricas y por otro lado la hace más interesante.



4 · Bionave La especie 8472
Podríamos llamarla “el terror del borg”, si es que estos tuvieran algún sentimiento. Es nave orgánica, extraña y casi parece lo que es: una criatura viva. En el guión se describía: “pequeña y de aspecto orgánico, bulbosa y cenicienta. ... Parece ser el cuerpo de un calamar sin tentáculos, pero definitivamente parece un organismo de algún tipo”. Realmente lo consiguieron. Sus formas además no pueden ser más difidentes a las frías geometrías del borg, una especie de vida frente a la asimilación. El concepto de la especie 8472 además me parece una de esas tramas de ciencia ficción que funciona por sí misma y esta nave lo ocurre lo mismo.



5 · Nave solar bajorana
Este diseño siempre lo consideré hermoso y elegante, me recuerdan a un rápido clipper que surca los mares, en este caso las estrellas. Además sus velas desplegadas tienen un concepto casi majestuoso. Y su forma de desplazarse, usando corrientes magnéticas llamadas remolinos de tachiones que las impulsan más allá de la velocidad de la luz y las hacen entrar en el subespacio me parece muy innovadora y curiosa, lejos de la tecnología que nos tienen acostumbrados.



6 · Nave asteroide Yonada
Como ocurre con otras naves (la clase Ambassador, por ejemplo) hay diseños que están ligados a un capítulo concreto. Este es el caso de la nave asteroide Yonada. Además su concepto es muy de ciencia ficción: una nave generacional, pensada para que el viaje durara siglos o incluso milenios para lograr salvar una civilización de su extinción. Su idea fue convertir un asteroide real en una nave como medio de camuflaje, utilizando su interior como hábitat, incluyendo una simulación de la superficie con montañas y cielo, que simulaba su planeta natal. La raza fabrini además también es interesante al ser una sociedad matriarcal y es uno de los pocos capítulos que la aventura amorosa no la protagoniza el capitán Kirk, sino el doctor McCoy.

7 · Crucero de batalla del jem’hadar
Las naves del jem’hadar tiene forma de insectos, Jim Martin, que diseñó la nave de ataque, se inspiró en un escarabajo, basándose en las influencias egipcias de Rick Sternbach usó para crear el estilo cardassiana de DS9. Los cruceros de batalla tienen un aspecto me recuerda a un escarabajo rinoceronte con cuernos, más grande, amenazador y agresivo. Su presencia es como el anuncio de una plaga, cual langostas capaces de llegar a ocultar el sol. Tal y como ha de ser una nave de unos guerreros fanáticos creados genéticamente para ser el brazo ejecutor de una potencia expansionista como el Dominion. Reconozco con la nave de guerra que vimos al final de la serie no me gusta tanto, ya que sus líneas son más rectar, más industriales y se alejan de la forma de “bicho” de las otros diseños del jem’hadar.



8 · Nave tarella & zalkonian
La nave zalkonian no tiene mucho de Star Trek al no poseer barquillas de curvatura reconocible y su diseño es bastante simple, pero siempre me ha gustado por su elegancia y líneas suaves de su casco. Además que fuera tecnológicamente equivalente a la clase Galaxy, teniendo en cuenta que la Federación no parecía conocer esta raza hace que esta nave fuera más interesante. Fue un reciclaje de la nave tarella, aparecida en Haven (TNG, 1.11), aunque en aquel caso tenía una esfera luminosa en el centro y que es su sistema de propulsión. La idea de Andrew Probert, su diseñador, era obtener mostrar otros tipos de conceptos navales, y que los motores no tenían que estar en la parte posterior. En el guión esta nave se describía como “un diseño extraño, sobrenatural. Su centro es un globo brillante: decenas de estructuras en forma de púas sobresalen de él cayendo de un lado a otro mientras la nave avanza. Hay una agradable calidad estética para la nave, que emite un brilla suave y violeta”. También se indicaba que este se había construido en una base ubicada a tres millas por debajo del nivel del mar.
Artículo: Diseños TNG & DS9



9 · Naufragio en el espacio caótico
Se aleja del diseño clásico de Star Trek, con barquillas de curvatura reconocibles, y eso es lo que me gusta. Tiene líneas onduladas, que recuerdan a algún animal extraño, como un crustáceo marino o un insecto, mientras que las antenas frontales da un toque tecnológico. Desafortunadamente se reutilizó como zángano romulano en la serie Enterprise, como preludio de cómo podía haber sido la Guerra entre la Tierra y Romulus. Y digo esto porque esta nave no tenía el aspecto de nave romulana en que nos tenían acostumbrados. Estas han sido más parecidas a pájaros o en el caso de remanos con un aire a murciélagos del Scimitar.



10 · Gomtuu
No es exactamente una nave, es una ser vivo, consciente e inteligente. Antes había miles como él, pero estos murieron, al igual que sus tripulantes. Así la simbiosis que existía entre la nave/ser se rompió y quedo sola, vagando por las estrellas hasta llegar a Beta Strongrem, donde espera el momento de morir cuando su estrella se convierta en nova. Esta es la maravillosa historia de este ser hasta que encuentra un nuevo sentido a su existencia: un tripulante que completa su simbiosis. Su diseño obviamente tiene una forma orgánica, bulbosa, casi incluso parece tener hocico en la proa, que la hace ser agradable, casi como un cachorro que uno quiera adoptar.


11 · Ares IV
La épica historia del Ares IV, la primera nave terrestre que llegaría a Marte, es uno de esos los capítulos redondos de Voyager. La resolución de John Kelly de seguir investigando y analizando el fenómeno en el que está atrapado, no solo es la semilla del futuro espíritu de exploración de la Flota Estelar, sino también el de abnegación y sacrificio del ser humano. La nave podía además ser perfectamente la que nos llevara al cercano planeta Rojo y así fue diseñada para que fuera lo más realista posible e inspirándose en los proyectos de la NASA, incluyendo referencias al propio universo, como los contenedores al estilo del transporte DY-100 visto en la clásica.
Artículos: AresIV
Artículos: Marte, planeta Rojo




Mención especial:
Al contrario que la lista de la Flota Estelar, esta ha ido variando con el paso de las escritura. En un principio estaba el pájaro de presa romulano de Balance of terror (ST, 1.08) y el tipo D’kyr vulcano, que han dado a paso a otras que me parecen más originales o al repasar las imágenes he encontrado otras que me gustaban más, aunque hubiera aparecido menos. Hubiera ampliado la lista con el ferengi D’kora, por su extraño diseño o el carguero karemma. Mítica también es el crucero promeliano, aunque solo sea por haber estado en la colección de barcos dentro de botellas de cristal del joven Jean-Luc Picard. Más interesante en su diseño es la nave de batalla Son’a, con sus extrañas formas o el T’Plana Hath como primera nave vulcana en contactar con los humanos (oficialmente) por estar alejada en forma y concepto al resto de modelos vulcanos. Curiosamente no hay ninguna klingon en esta lista, y es que siempre iba dejando estas atrás con respecto otras que me gustaban más, hasta que finalmente decidí no incluirla. Tal vez porque estas son muy conocidas, o porque hace un tiempo que los klingons me saturaron argumentalmente.

Ll. C. H.

Links relacionados:

miércoles, 9 de mayo de 2018

Diseñando el siglo XXII Tierra 3


SS Conestoga
Una de las primeras naves de colonización humana fue diseñada por John Eaves, que se inspiró en “un camión de 18 ruedas que tenía grandes deflectores paravientos en la parte trasera de la cabina”. El modelo CGI fue creado por Doug Drexler, que se inspiró en elementos del transporte DY-100  como la torre central y la sección media rechoncha. En realidad las estructuras de módulos de los bordes tienen cierto parecido con los contenedores de abanico de la Botany Bay. La nave también recuerda a la SS Valiant, creada para el libro ST Chronology por Greg Jein. (1)


Estos contenedores tenían una doble función, además de llevar el equipamiento hasta su destino, allí servían de estructuras para las viviendas de los colonos. Esbozando tanto su aspecto original, como el que encontraría la Enterprise de Archer décadas después de perder el contacto con la colonia.



Carguero clase Y
El borrador del Fortunate son (ENT, 1.10) describió como “desgastado por el espacio, y mugriento”, y el puente debía ser “agobiado”. “Es un gran buque de carga está compuesto por media docena de módulos colgados juntos, cada uno de más de cien metros de longitud. Un módulo de tripulación mucho más pequeño se alza en la proa del buque tipo barcaza”. También se indicaba que la clase Y tenía un cañón de plasma, por lo menos cuando Travis Maywwather servía a bordo del ECS Horizon, pero el ECS Fortunate tenía un total de tres y que la nave era tres veces más lenta que la Enterprise. Posteriormente se redujo la longitud de los módulos a 50 metros, “cada uno marcada con un número de 1 a 8” y que una de ellas se desprendería en el transcurso del episodio. Teniendo en cuenta estos datos John Eaves se centró en esbozar varias versiones diferentes de los módulos y de la parte delantera de la nave.

En uno de sus dibujos la “cabina” delantera era similar a un remolcador, con dos barquillas de curvatura a cada lado. Sin embargo los productores rechazaron este enfoque, prefiriendo las otras dos configuraciones.

El capítulo fue supervisado por Ronald B. Moore, que dio importancia a la escala para acoplarse con otras naves espaciales. “Quería diseñar algo que funcionara para ese procedimiento, lo que significaba que tenía que asegurarme que tuviera una escotilla adecuada, y tenía espacio para eso”, dijo Moore.

Carguero clase J
La descripción del guión de Horizon (ENT, 2.20) indicaba que la nave “desgastada por el espacio”. Y al igual que ocurría con el Fortunate, el Horizon era “un gran buque de caga compuesto de varios módulos de carga grandes y numerados, unidos entre sí, y un módulo de tripulación encaramado en nariz”, pero “un poco más compacta”. Y “El módulo de comando es una nave compacta y maniobrable”. En realidad la nave es muy similar a uno de los bocetos rechazados del Fortunate, en el que se puede ver el cambio de nombre en el casco.


Colonia minera Orpheus
Uno de los conceptos más interesantes que personalmente vi en la serie Enterprise, fue la nave minera Orpheus que aparece en Terra Prime (ENT, 4.21). La primera descripción del guión de Demons (ENT, 4.20) se indicaba que era “una instalación de alta tecnología que bordeaba un amplio cráter”, y cuando despegaba se indicaba “Como una araña gigantesca que dobla sus patas, los puntales gigantescos se retraen desde la superficie lunar hasta el cuerpo principal del complejo”, como una “nave masiva”.


El concepto de instalación (en este caso minera) capaz de desplazarse por el espacio me parece un gran acierto. Sería capaz de permanecer en una beta de mineral hasta que se agotara y luego trasladarse a otro punto del planeta, sistema o fuera de esta en busca de nuevos emplazamientos.




Notas de producción:
(1) La SS Valiant se menciona en el capítulo Where no man has gone before (ST, 1.01) como una nave de exploración destruida por una tormenta magnética espacial.


Ll. C. H.


Links relacionados: