sábado, 23 de agosto de 2014

Fragata clase New Orleans



Con las fragatas de la clase New Orleans la Flota Estelar quería un vehículo autónomo para múltiples propósitos, para misiones de patrulla y escolta de espacio profundo, con un alto perfil científico y de exploración. El resultado fue uno  de los mejores diseños navales de mediados del siglo XXIV, tanto tecnológica, como operacionalmente.
 
Diseño
A principios del siglo XXIV la Federación había sufrido un aumento exponencial de su territorio con la incorporación de numerosos planetas, por lo que necesitaba aumentar su capacidad en todos los aspectos. De esa manera la Flota necesitaba empezar alistar un número mayor de naves y más especializadas para realizar las necesidades que estaba sufriendo. Además tenía que remplazar algunas de sus clases más veteranas como la Miranda o los tipos Curry o Centaur, para las misiones de primera línea y espacio profundo. Así surgieron una nueva generación de naves como la Cheyenne y la Springfield, la Challenger o la Steamrunner y la New Orleans. (1)

De esa manera las clases Steamrunner y New Orleans, empezaron a desarrollarse de manera paralelo en los astilleros de Tellar y Andor respectivamente. Ambas naves compartían similitudes iniciales, aunque al final los dos diseños derivaron en aspectos muy diferentes. De esa manera la New Orleans recuperó las líneas de la descartada sección de ingeniería de la clase Steamrunner, adaptándolo a un plato con un diseño más estándar. (2)

La directriz del ASDB requería una fragata para múltiples fines, con importante acento en su perfil operaciones científico y de exploración. Requiriendo una nave con sistemas más complejos, así como un mayor espacio interno y sobre todo más adaptable a las necesidades de cada misión. Por lo que desde un principio se ideó con una sección de ingeniería donde instalar el deflector principal de navegación. Para recudir el desplazamiento se eliminó el cuello de unión, haciendo un diseño más compacto para aprovechaba la menor fricción subespacial. Mientras que se conservó el casco principal en forma de plato, refinándose su línea aerodinámica siguiendo un aspecto muy similar a los prototipos de las clases Springfield y Cheyenne, y que estaban evolucionando desde la Ambassador y Niagara. De esta manera permitía que la burbuja de curvatura minimizara su resistencia alrededor de la nave, ayudando en un rendimiento óptimo del sistema de propulsión. El desarrollo de este concepto de líneas para el plato seguiría mejorándose hasta la entrada en servicio una década después de la clase Nebula, siendo su mayor exponente en la aparición de la clase Galaxy, el diseño más eficiente de la Flota hasta la fecha. (3)

Para la óptima creación de la burbuja subespacial, se instalaron las barquillas de curvatura a la altura del plato, algo retiradas del casco de ingeniería. Se usó un soporte más extendido, separando la barquilla del cuerpo de la nave, facilitando la dinámica de curvatura y reduciendo así la fricción y el consumo de combustible. Se usó una variante más pequeña del modelo la FL-14 diseñada en la clase Niagara y cuyo excelente resultado iba a llevarlas a convertirlas en la FL-41: equipos imprescindibles para la clase Nebula y Galaxy. (4) El nuevo modelo, llamado FL-30, se adaptaba perfectamente a las necesidades de la clase New Orleans: en desplazamiento y dimensiones, así como al rendimiento de su reactor anti-materia.

Como fragata polivalente y de clara orientación a misiones científicas, estas naves requerirían un gran abanico de sensores y sistemas, aunque esto hubiera requerido reducir el espacio interno disponible. Para evitar además las limitaciones de desplazamiento y disponer de espacio interno para la tripulación y sus laboratorios, se idearon tres góndolas externas donde instalar los equipos sensores. (5) Dos de ellas se instalaron sobre el plato y la tercera debajo de la sección de ingeniería. Lo que recordaba a las torres de torres de sensores de la desafortunada clase Soyuz [Star Trek Chronology, 1993, pág. 76] y que había tenido que ser retirada del servicio en el 2288, mucho antes que sus hermanas Miranda. Esta capacidad permitiría a estas naves tener una versatilidad inusitada para su tamaño, además de tenía la ventaja de poder facilitar la modificación de las especificaciones de los dispositivos con gran rapidez. Este concepto volvió a usarse, con el mismo éxito, al inspirar el posterior módulo customizable de la clase Nebula.

Historial de servicio:
Cuando fueron alistadas las primeras naves de esta clase rápidamente mostraron su versatilidad en todas las misiones a las que se les asignaron. Sobre todo gracias a la rapidez con que sus sensores podían adaptarse a cada requerimiento. Pero sería otro tipo de suceso lo que marcaría sus primeros años de servicio: ya que en el 2347 los cardassianos atacarían en puesto avanzado de Setlik III. La primera nave que acudió a la llamada de auxilio fue la USS Rutledge al mando del capitán Benjamin Maxwell, iniciándose así la larga y sangrienta Guerra de la Frontera contrala Unión Cardassiana [The wounded (TNG, 4.12)]. Durante ese conflicto las New Orleans, una de las naves más avanzadas en aquel momento, fueron la punta de lanza de muchas de las escaramuzas de aquellos años. Su velocidad y su capacidad de sensores les permitían adelantarse muchas veces a sus oponentes cardassianos, que les superaban en número y potencia de fuego, labrándose rápidamente una fama de naves escurridizas y fiables, así como resistentes gracias a su casco compacto. En el 2367 la USS Kyushu fue desplegada en Lobo 359 para interceptar el cubo borg en rumbo al sector 001 [The best of both worlds (TNG, 4.01)]. El almirante J.P. Hanson ordenó que lanzara un ataque junto al USS Gage y al USS Melbourne, siendo interceptada y destruida, junto a las restantes 38 naves estelares reunidas apresuradamente para detenerles [Novelización ST DS9: Emissary].

La polivalencia de esta clase ha hecho que a la estas naves sean asignados comandantes jóvenes y prometedores, como la capitana Tryla Scott de la USS Renegade, que en el 2364 fue víctima de los parásitos alienígenas que infestaron el Alto Mando de la Flota. O al boliano Rixx, que a bordo de la USS Thomas Paine se ha labrado una de las más grandes famas de la Flota en los últimos años [Conspiracy (TNG, 1.25)]. De esta manera pueden adquirir experiencia en todo tipo de misiones, al mando de una tripulación relativamente pequeña y con un perfil operacional múltiple.


Tipo: Fragata [Conspiracy (TNG, 1.25)]
Comisionada: 2345
Constructor: Andor
Producción anual: 2345 a 2369
Dotación:
            Oficiales: 60
            Tripulantes: 120
            Familias: 20 (apox.)
Máxima en evacuación: 4.500
Desplazamiento: 2,350.000 toneladas métricas
Dimensiones: (6)
            Longitud: 340 metros
            Envergadura: 246 metros

            Altura: 82 metros
            Cubiertas: 16 (sin contar módulos de sensores)
Planta de energía:
            Curvatura: reactor M/AM alimentando 2 barquillas de curvatura LF-30
            Impulso: 3 unidades subatómicas FIG-3
Capacidad de Curvatura:
            Velocidad de crucero: factor 6,3
            Máxima velocidad de crucero: factor 8,5
            Máxima de emergencia: factor 9.8 por 12 horas
Armamento:
            7 Phasers Tipo X
            2 tubos lanzatorpedos Mk 70
            Capacidad de almacenaje: 150 torpedos
Sistema defensivo:
            Escudo auto-modulable de alta capacidad de regeneración
            Doble casco estándar de duranium/tritanium de 5.4 cm de alta densidad
            Sistema estándar de campos de fuerza estructurales
Ordenador principal: Procesador M-13 isolinear II
Laboratorios científicos: 14
Vida útil estimada: 100 años
Mantenimiento:
            Autonomía: 1 año
            Estándar: 5 años
            Actualización en astillero: 10 años
Vehículos embarcados:
            3 hangares (según configuración) para un total de 20 lanzaderas
            130 cápsulas de escape ASRV
Naves: USS Rutledge NCC-57295; USS Renegade NCC-63102; USS Kyushu NCC-65491; USS Thomas Paine NCC-65530. (7)
Apariciones: Conspiracy (TNG, 1.25) & The best of both worlds (TNG, 4.01).

 
Notas de producción
La única vez que se ha visto la New Orleans en pantalla fue cuando la USS Enterprise-D atravesó los restos de la batalla librada en Lobo 359. El casco inerte de la USS Kyushu flotaba inerte en el espacio y apenas se podía apreciar sus formas. El modelo fue construida por Ed Miarecki a partir de la maqueta del AMT/Ertl de la Enterprise-D. Las primeras imágenes claras de esta nave se pudieron encontrar en el libro ST: Encyclopedia aparecida en 1994 y en su segunda edición de 1997, que eran fotografías hechas de la maqueta que apareció en pantalla, a la que se le añadieron las luces de las ventanas. Tanto la Rutledge como la Thomas Paine llevan el nombre de sendos firmantes de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. El primero, de nombre Edwrard, fue el más joven de los que firmaron el documento cuyo borrador fue escrito entre otros por Thomas Jefferson.

(1) No solo el aspecto de estas naves es similar, sino coinciden con los números de serie, de manera que se puede indicar que aparecieron durante los mismos años: clase Springfield (similar diseño que la Cheyenne): USS Chekov NCC-57302; la clase Challenger: USS Armstrong NCC-57527; o la clase Steamrunner: USS Appalacia NCC-52136 y la clase New Orleans con la USS Rutledge NCC-57295.

(2) Ver la ficha de la clase Steamrunner en el libro ‘Star Trek. Guía de Naves Estelares’ de Alberto Santos Editor, pag. 82. El diseño preliminar de Jeager/Eaves de la Steamrunner para ST: First Contact se puede apreciar que el casco secundario (que desaparecerá finalmente) tiene un estilo puntiagudo al de la New Orleans. Ubicar su construcción en Andor es meramente para dispersar el desarrollo de las naves de la Flota en Utopia Planitia o San Francisco Fleet Yards. Y Andor parece un buen lugar.

(3) Afirmar que el diseño evoluciona desde la Niagara, la New Orleans, la Nebula y finalmente la Galaxy, es simplemente porque todas ellas se basaron en la maqueta de la USS Enterprise-D. Al tener números de serie anteriores, se puede atribuir a un perfeccionamiento del concepto aerodinámico des casco de las naves.

(4) Esta es una fácil afirmación: es la misma barquilla de la maqueta de la Enterprise-D. Estoy preparando una entrada sobre la clase Niagara y la evolución de esta barquilla.

(5) El equipamiento de sensores para esta parte de la nave para mí es lo más lógico, partiendo que la Flota Estelar es una organización de exploración y defensa. Ya que en otras referencias de fans aparecen como lanzatorpedos. Si así fueran me parecerían muy grandes, aunque adecuados a aquellos de “4 toneladas” de cierto doblaje.

(6) Aunque la maqueta creada por Ed Miarecki quería dar un aspecto más pequeño que la clase Galaxy (cuyas partes había utilizado), la verdad es que por la forma del módulo del puente (igual a la Galaxy) la New Orleans tendría que haber sido más grande, posiblemente equivalente a la Nebula, que el tamaño estimado en Ex Astris Scientia, cuyo escala de naves he modificado para usarla en este artículo para mostrar las semejanzas de las naves mencionadas. Aun así utilizo el indicado en esta página debido a su excelente estudio de la maqueta, acorde con la información procedente del equipo de producción.

(7) Otras naves de esta clase son: USS Bonaparte NCC-58269; USS Bowie NCC-61344; USS Jefferson NCC-63701 y USS Bunche NCC-65270 mencionadas en el ebook ‘The dominion war sourcebook’ del juego de rol de Last Unicorn. En otros en libros y cómics: USS Herbet, USS Santa Fe y USS Savannah. Así como la USS Formidable NCC-65772, cuyo impresionante MSD creado por Alexander Richardson ilustra esta ficha. USS New Orleans NCC-57200.

Ll. C. H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada