viernes, 25 de abril de 2014

Instalaciones recreativas



La vida a bordo de una nave estelar puede ser muy monótona, por lo que siempre han incluido diversas instalaciones para amenizar la vida de sus ocupantes. El espacio limitado en muchas naves, sobre todo al inicio de la exploración espacial y el siempre carácter práctico del equipamiento de una nave, hace que no siempre estas sean estancias exclusivas para permitir el esparcimiento, leer fuera de turno o practicar algún juego de mesa como el ajedrez [Observer effect (ENT, 4.11)]. En la clase NX el comedor de la cubierta E servía como lugar de encuentro, además de los turnos de comida. A bordo de la Enterprise se hacían proyecciones cinematográficas semanales en las llamadas “noches de cine”, normalmente martes o lunes [Dear doctor (ENT, 1.13)]. Además, siguiendo la máxima de la Grecia antigua de “mens sana in corpore sano” siempre ha habido un gimnasio, en la cubierta C [A night in sickbay (ENT, 4.11)], equipado con diversas máquinas para hacer ejercicio físico, como bicicletas estáticas [Stigma (ENT, 2.14)], cintas para correr y pesas [Bound (ENT, 2.17)].

A bordo de los cruceros de la clase Constitution en el siglo XXIII había por lo menos 6 salas recreativas, donde se podía jugar a juegos de mesa, como el cada vez más popular ajedrez 3D o tocar algún instrumento por parte de algún tripulante para amenizar la estancia [Charlie X (ST, 1.07)]. En una sala más grande se podían representar otras teatrales [The conscience of the king (ST, 1.12)] y otras actividades colectivas. También había un arboretum con plantas traídas de lejanos planetas, que además de servir al departamento botánico podía servir para pasear o relajarse entre la fragancia de las plantas [The man trap (ST, 1.05)]. Y obviamente contaba con su gimnasio donde practicar todo tipo de deportes [Charlie X (ST, 1.07)]. Además gracias a su mayor tamaño también podía disponer de otras estancias más específicas para distraer a su tripulación y el USS Enterprise contaba con su propia bolera permanente [The naked time (ST, 1.06)]. (1) Es de suponer que otras naves tendrían diferentes usos para este espacio. El área 39 de la nave contaba también con una primitiva sala de proyección holográfica capaz de simular un jardín con un laberinto, bosques, una playa con gaviotas o una ventisca, controlando la temperatura, el sonido y el viento a partir de cintas preprogramadas [The practical joker (TAS, 2.03)]. Con la actualización de estas naves en la década del 2370 se reacondicionó su interior, ampliando las estancias recreativas, creando una gran estancia en la cubierta 7 para múltiples propósitos y múltiples juegos, así como una gran pantalla. También se amplió el arboretum que pasó a ocupar un espacio en la sección de ingeniería y en la cubierta 3, justo detrás del puente principal se acondicionó otra sala de observaciones con grandes ventanales [ST: The motion pictures (1979)].
En el siglo XXIV el avance de la tecnología holográfica, cada vez más realista y detallada, no hizo disminuir las instalaciones recreativas a bordo de las naves estelares. Los comedores seguían siendo lugares de sociabilización de la tripulación, en algunas naves, como en el Enterprise-D el Diez Frontal era dirigido por personal civil y se podían celebrar comidas, tomar una copa entre compañeros, conciertos [Sarek (TNG, 3.23)], reuniones diplomáticas, ceremonias de cambios de mando de la nave [Chain of command I (TNG, 6.10)], o incluso bodas [Data’s day (TNG, 4.11)]. Además contaba con otras salas para múltiples propósitos, donde celebrar conciertos [Sarek (TNG, 3.23)] u otras de teatro [The Nth degree (TNG, 4.19)]. Su tamaño también permitía tener mayor espacio para practicar deportes y contaba con salas específicas para practicar aerobic [The price (TNG, 3.08)], raquetbol [Suddenly human (TNG, 4.04)], el popular parrises squares [Second chances (TNG, 6.24)], deporte atlético con el que era normal que se crearan equipos que podían competir entre naves o bases estelares [11001001 (TNG, 1.15)] y otra adaptable para hacer artes marciales [The clues (TNG, 4.14)], esgrima [We’ll always have Paris (TNG, 1.24)] o anbo-jytsu [The Icarus factor (TNG, 2.14)]. También tenía un área de gravedad cero [Entounter at Farpoint (TNG, 1.1/02)].

La más pequeña clase Intrepid también tenía su propio gimnasio [Eye of the needle (VOY, 1.07)], pero su limitado espacio hacía que las instalaciones recreativas estuvieran centradas en las holocubiertas más que en zonas específicas de deportes, sin olvidar el comedor de la cubierta 6, que sobre todo a bordo de la USS Voyager, perdida en el cuadrante Delta, se convirtió en un lugar de encuentro para todos sus tripulantes.


Notas de producción:
(1) En The naked time (ST, 1.06) Kevin Riley ordenó celebrar un baila de gala en la bolera. Los planos del Enterprise de “Star Trek Blueprints” sitúa esta estancia en la cubierta 21 y en el juego de PC “Star Trek: Secret of Vulcan fury” escrito por DC Fontana que al final se canceló por problemas presupuestarios, se podría haber visitado.

Ll. C. H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada