miércoles, 18 de abril de 2018

Próxima estrella a la derecha


Próxima estrella a la derecha… y recto hasta el mañana


Sin darme cuenta el blog ha llegado a las 300 entradas. Y parece que fue ayer cuando publiqué los primeros textos y eso fue en marzo de 2013… La idea era crear una plataforma paralela al libro que Alberto Santos Editor iba a lanza (y laznó) aquel año y que era la culminación de unos de mis sueños: publicar un libro, y además de la serie que me había dado tantas alegrías e ilusiones. Desde entonces este blog me ha acompañado y ha sido la manera de seguir divulgando los texto que me apetecía escribir y sobre todo que me hubiera gustado leer. Así he ido sacando nuevas fichas de naves (ninguna que ya estuvieran en el libro) y artículos de diversa índole: reseñas de la series y películas, descripciones de estancias, tecnología, artefactos, de esta y otras sagas de ciencia ficción.


Siempre me ha gustado escribir, crear mis propias historias de ciencia ficción y fantasía, pero también me ha gustado partir de universos ya creados (de los que me considero fan) para hacer de alguna manera, lo que me gustaría ver en pantalla. Además soy muy mal dibujante (horrible en realidad) así que mi creatividad tenía que fluir hacia la narrativa, que además uno puede controlar hasta el más pequeño detalle. Por decirlo de alguna manera el escritor tiene el dominio total de lo que está haciendo, hasta que la narración hace lo que le da la gana y descubres que esta ha cobrado consciencia y cual Skynet cualquiera te encuentras en un punto que nunca habías imaginado y que resulta ser mejor del que pensabas originalmente. Volviendo a lo publicado, hace muchos años quise unir mis dos sagas preferidas: Star Trek y Star Wars, así que imaginé la manera de juntarlos en un relato (bastante extenso) donde pude plasmar como podía haber sido su encuentro. Para ello saqué a cuantos personajes pude (y algunos me dejé en el tintero, nunca mejor dicho) para ver como la Federación, y el resto de las potencias conocidas de la galaxia, eran atacadas y ocupadas por el Imperio Galáctico del Emperador Palpatine. Para narrar como los supervivientes se reagrupaban y lograban vencer a sus enemigos y liberar sus planetas de su tiránica opresión. El resultado del Crossover Star Trek – Star Wars lo tenéis que juzgar vosotros, lectores. Y espero que os guste y gustara a los que lo leyeron. Aunque podemos decir que es una historia inconclusa, no porque no tenga final, sino porque siempre se me ocurren ideas para ampliar, tanto antes, como después, como durante. Así empezado está un relato sobre varias naves estelares que sin conocer la existencia del Operativo Omega se organizan y continúan la lucha contra su nuevo enemigo. O la historia, está sí está publicada, de la USS Spirit, que surgió de la idea de que hubiera pasado si una nave estelar hubiera llegado a la galaxia de Star Wars y que además está encajado dentro del Crossover Star Trek – Star Wars. Hace poco empecé a publicar la historia del Jedi Perdido, que en principio tiene tres relatos pendientes y que me gustaría ir poco a poco ir compartiendo en el blog. Poco fan de los jedis, quería profundizar en estos y creé un pádawan que habría sobrevivido a la Gran Purga y ahora luchaba con los rebeldes contra el Imperio. Aproveché, eso sí, para introducir varios personajes que luego serán protagonistas en el Crossover Star Trek – Star Wars, para así rellenar algunas lagunas de sus backgrounds. Finalmente y como historia suelta (aunque sus protagonistas aparecerán en el Crossover Star Trek – Star Wars) del USS White Wolf y su viaje al pasado, en concreto a un momento crucial de la Guerra entre la Tierra y Romulus.

Siempre he pensado que la columna vertebral del blog eran las fichas de naves y estaciones espaciales donde describo su desarrollo, las características que tienen y su historial de servicio. Estas complementarían las que aparecieron en el libro “Guía de naves estelares” de Alberto Santos Editor, pero aquí también incluyo modelos no oficiales, creadas por nosotros, los aficionamos, como el transporte de la Clase Macpherson, aunque por ahora hay pocas de estas. Obviamente son clases que me gustan, como la pequeña nave de escolta de la clase Saber, o los cruceros ligeros de la clase Cheyenne, la fragata New Orleans, o el crucero rápido Niagara, presentes en la Batalla de Lobo 359. Mención especial a esta última ficha, para la cual desarrollé una teoría (o especulación) sobre el motivo por el que algunas naves estelares tienen una, tres o cuatro barquillas de curvatura. Siempre intento incluir los datos que tenemos del desarrollo del diseño y los bocetos de producción dentro de los textos de mis fichas. Por una parte se aprovecha una material gráfico que normalmente es muy interesante y por otro te dan ideas de cómo enfocar el desarrollo de la descripción que se está haciendo de una clase que se ha visto una o un par de veces en pantalla. Pero posiblemente sea la holonave, un modelo además bastante anodino, no deja de tener una forma rectangular, donde los bocetos de John Eaves formaron parte importante. Además estos me parecen más interesantes y me gustan más que la versión definitiva. También me divierte mencionar algún error o fallo en el diseño o concepción, porque creo que así parece más real y se puede justificar, de alguna manera, que modelos más antiguos aun permanezcan en producción. Eso ocurrió con la clase Soyuz o el tipo Centaur, una nave que me imaginé no había sido tan flexible como se creía y por eso se continuaron construyendo más naves de la clase Miranda, claramente de una tecnología más antigua. O la reciente fragata Springfield cuya información me parecía en algunos datos demasiado exagerados.

También he buscado mostrar naves menos conocidas como el prototipo de la clase Ambassador, intentando explicar que ambos diseños existen o los kitbasheds (diseños creados utilizando piezas de otros) han pasado por el blog, como el Bradford y Hutzel los aparecidos en Deep Space Nine. O las naves del siglo XXIII como los acorazados Federation o el transporte Ptolemy, que aparecieron en el libro Star Fleet Technical Manual y que sirvieron como material gráfico en las películas de la clásica. O los primeros pasos de la exploración terrestre encontraban la heroica Ares IV, la primera nave tripulada en llegar a Marte y que desaparecería para ser encontrada por la USS Voyager. O el legendario transporte de la Serie DY, que utilizaría Khan Noonien Singh para escapar de la Tierra tras las Guerras Eugénicas. Así como la Friendship One una de las primeras sondas equipadas con velocidad de curvatura. También otras potencias han tenido sus fichas, así tenemos la nave de escolta romulana y un par de naves de guerra basadas en bocetos, junto al poderoso Scimitar y su caza Scorpion de los remanos. O el omnipresente carguero de la clase Antares. Y hemos investigado sobre los tamaños del pájaro de presa klingon. También ha habido espacio para las bases o instalaciones no han faltado y tenemos los borg, las cardassianas y de la Federación el Dique Espacial, la Estación McKinley y la base Regula, junto a su variante más grande de la Base Estelar 375. Así como las lanzaderas desde la Galalio 7, hasta la Argos.

Como complemento a estas fichas también hay artículos de las estancias: desde los pasillos de la clásica y TNG que me hizo gracia buscar información al respecto, así como los camarotes que se dividieron en dos artículos, los despachos, las instalaciones de recreo de abordo, y obviamente la evolución de los puentesde mando o de naves concretas como de la clase Excelsior y la conocida Galaxy. Sin olvidar una descripción de los locales de la Promenade de DS9. Sobre la tecnología repasamos de barquillas de curvatura y los modelos conocidos, con una comparativa de manera de viajar más allá de la luz, así como el armamento de las diferentes potencias y otros universos como Stargate o Babylon 5. También repasamos las cubiertas y la distribución interna de los Constellation, la Nebula, la Nova, el interior de las runabouts Danube y su configuración, las variantes conocidas de la clase Miranda y de los cruceros Ambassador, incluyendo algunas creadas por aficionados. O la separación de la clase Prometheus y el del plato en otras naves. O la tripulación de la Constitution.

Y como el fan no solo vive de Star Trek, otras sagas de ciencia ficción han pasado por el blog. Obviamente Star Wars tiene numerosos artículos, como el del caza de asalto Ala-B que recientemente he reescrito, pero también encontramos la base rebelde de Tierfon, el mítico destructor estelar de la clase Imperial, así como los orgánicos cruceros mon calamari MC80, la fragata médica Nebulon-B, la corbeta corelliana, los cazas TIE o los transporte Gallofree que están en todas las batallas de la rebelión, a pesar de no estar armados. De las Guerras Clon he sacado las fichas de las naves de la Republica Acclamator y Venator, y el destructor de bolsillo Recusant, que es mi favorita de los separatistas, así como el precursor del Ala-X, el caza de reconocimiento agresivo ARC-170. De otras sagas he publicado pocas fichas, de Stargate los planeadores de la muerte y los hat’taks goa’ulds. Y sobre todo la nave refinería Nostromo y la fragata Sulaco que se dividió en dos entradas de la saga de Alien.

Pero no solo ha habido entradas relacionadas con naves, así podido conocer los planetas de la Federación y del Imperio Klingon, del que también repasé la sensación que me ha dado de estar endecadencia. Hemos aprovechado para indagar la historia de los Conflictos de la Federación, o la Guerra entre la Tierra y Romulaus y la Guerra de la Frontera contra Cardassia. O las referencias de los nombres denaves estelares y curiosidades de naves. Sin olvidar la cronología naval de la Flota Estelar hasta el siglo XXIII y del siglo IV y de los transportes conocidos, de la Armada Romulana y el Imperio Klingon. Y empecé con el repaso de la historia de Star Trek a través de diversos objetos aparecidos como el horga’hn de Risa, el tapiz de Mintaka III o los orbes bajoranos.


Últimamente he publicado numerosos artículos con bocetos de producción para mostrar algunas naves que no pudieron ser o como fue el trabajo de diseño de algunas de las naves de la serie. Aunque he de confesar que empecé por ser entradas que podía redactar con rapidez, al disponer de menos tiempo para escribir, pero resultan muy interesantes para conocer un poco más sobre las naves y sobre todo la evolución que han tenido estas. Trescientas entradas en el blog son muchas, y dan para escribir muchas cosas, pero faltan muchas otras. En los próximos meses tengo la intención de seguir publicando artículos sobre los procesos de diseño, terminando con la serie centrada en la serie de Enterprise, para luego hacerlo de la Voyager y Deep Space Nine, entre otras. Aprovechando esta efeméride tan singular de 300 entradas haré público mis Top10 de naves, y sobre lo que yo hubiera hecho si me encontrara al frente de algunas de las sagas que tanto me gustan. Reescribiré algunas fichas que hace tiempo publiqué añadiendo alguna información más, junto a naves nuevas. Sin olvidar los relatos del Jedi Perdido. Solo espero que os gusten, a vosotros lectores, los artículos publicados y los que están por venir.



Ll. C. H.


viernes, 13 de abril de 2018

Caza de asalto Ala-B


Su diseño y construcción se remonta a los oscuros años de gobierno del Emperador Palpatine, cuando la incipiente Alianza Rebelde luchaba en inferioridad de medios contra el aplastante poder de la Armada Imperial. Por aquel entonces las distintas células de resistencia se había ido organizando y recabando apoyo, haciéndose cada vez más fuertes y coordinándose alrededor de algunos carismáticos líderes. Eran tiempos en que los recursos de los que se disponía eran limitados, las armas escaseaban y, salvo un puñado de cazas Ala-X y Ala-A, las que había eran obsoletas. Se necesitaba una plataforma de combate pasada capaz de enfrentarse en igual de condiciones a adversarios muchos mayores, incrementando la capacidad ofensiva de la Rebelión sin tener que recurrir a naves de grandes dimensiones y por tanto menos flexibles, caras de mantener y difíciles de obtener. Con la aparición del poderoso y pesado caza de asalto Ala-B se lograba tener una plataforma que tenía la capacidad de fuego equivalente a una corbeta espacial y era capaz de enfrentarse y doblegar la poderosa maquinaria imperial, lo que significaba que su aparición no solía ser un buen augurio para sus enemigos.

Solitario nacimiento
Los trabajos empezaron antes de la batalla de Yavin por un solitario ingeniero mon calamari llamado Quarrie, que se había establecido en el peligroso planeta Shantipole, donde pensaba que el Imperio no le buscaría. Llamado por su construcción “Ala Bisel(1), su prototipo B6 ya contaba con excelentes características: era rápido, ágil y con un perfil de ataque “muy fino”, según el ingeniero. Además estaba armado con blásters de alta intensidad, cañonesde iones y torpedos de protones. Tenía un casco alargado de una sola ala, con la cabina de pilotaje en uno de los extremos y los motores en la parte central, con una torreta para un artillero en el otro extremo. Una vez en vuelo se extendían dos alerones en forma de S que daba a la nave su característica forma de cruz, que servían de puntos de emisión de una poderosa descarga de sus armas de energía en un haz láser compuesto. El gran defecto técnico que tenía era que al disparar las cuatro armas simultáneamente se producía una fuga de energía del multicañón que dañaba el hiperpropulsor, dejando la nave incapaz de viajar más allá de la velocidad de la luz.


Según una primera valoración de la líder rebelde del Escuadrón Phoenix, la potencia de fuego de la nave era lo que necesitaban para derrotar al Imperio, pero se tenía que mejorar su adquisición de blancos. Aun así en aquel momento no había tiempo para solucionar aquellos problemas, ya que las fuerzas imperiales habían bloqueado el planeta Ibaar y reducido las provisiones para provocar una hambruna entre sus habitantes. El nuevo caza “Ala Bisel” tenía que entrar en acción y romper el asedio, superando la prueba con creces, destruyendo por sí solo un crucero ligero clase Arquitens en su primer ataque [Wings of the masters (SWR, 2.07)].

Proyecto Shantipole
Tras su primera acción en Ibaar el senador Organa encontró un astillero donde iniciar la construcción en serie bajo la supervisión de Quarrie, que según él mismo aún tenía que realizar muchos ajustes a su diseño [Wings of the masters (SWR, 2.07)]. El lugar elegido para continuar con el Proyecto Shantipole se encontraba en el interior del  cinturón de asteroides Roche, donde la compañía Slayn & Korpil de los hábiles ingenieros verpines tenía una instalación secreta [SW Comando Shantipole, West and Games]. No tardó en unirse al trabajo de diseño y mejora el experimentado calamariano, en aquel momento, comandante Ackbar que acababa de ser liberado de su cautiverio como esclavo del Gran Moff Tarkin [especulación del autor]. (2) La aportación de Ackbar al ingenio creado por Quarrie iba a ser su aplicación práctica de las tácticas militares aprendidas durante su experiencia como guardia real en Mon Cala en las Guerras Clon [Water war (SWTCW, 3.22)] y lo que había aprendido mientras era prisionero del imperio [SW The new essential guide to characters].

La primera gran dificultad que hay que superar es evitar que el sistemas de propulsión se dañe por una sobrecarga disparar el multicañón. Esto le dejaba sin velocidad de hiperespacio y obligaba a tener una nave nodriza para recuperarlo y abandonar el lugar de la lucha, contradiciendo la doctrina de combate de la Alianza Rebelde y reduciendo drásticamente sus prestaciones como caza de asalto. Se podía solucionar añadiendo una planta motriz más potente y más grande. Pero esto reduciría las prestaciones de maniobrabilidad y velocidad que tenía el prototipo B6 que había entrado en acción en Ibaar y que ya contaba con el equilibrio perfecto entre peso, masa, velocidad y maniobrabilidad. O eliminar el efecto devastador de las armas combinadas, lo que hacía al caza tan peligroso y necesario. La solución provino del propio Ackbar, que sugirió conseguir este mismo efecto de concentración de los disparos haciendo rotar la nave sobre sí misma, (3) logrando un efecto muy parecido a la idea original de Quarrie, pero sin la sobrecarga que generaba el fuego del multicañón. De tal manera no era necesario aumentar la potencia del reactor, ni su tamaño, y se mantenían las prestaciones originales [especulación del autor], pero complicaba enormemente su pilotaje [SW La guía, West and Games].

Así la cabina de pilotaje se incrementó la potencia del sistema de servo-giroscópico que ya tenía para hacer que las alas rotasen 360 grados a su alrededor, manteniendo esta fija y convirtiéndola en el centro de la nave. De manera que los diferentes puntos de fuego disparan independientes a lo largo de la circunferencia que proyectaban su giro, efecto que se denominó “barrido”, logrando un devastador daño sobre el objetivo al lograr múltiples impactos en una misma zona muy cercana. Para el piloto esto aumenta el esfuerzo físico durante los giros cerrados y las maniobras rápidas, ya que se confía en su estabilidad giroscópica para minimizar las tensiones gravitacionales durante el combate. Y como es de suponer el mecanismo de rotación se convirtió en una pesadilla para su mantenimiento, al sufrir tremendas tensiones durante su uso, llegando al fallar si no se le realiza un cuidado seguimiento [SW La guía, West and Games]. En el momento en que el ala queda “congelada” y permanecía inmóvil minimiza notablemente su efecto ofensivo en el ataque y dificulta su maniobrabilidad [SW Vistas de sección de vehículos y naves].

Con este cambio se suprimió la torreta del artillero situada en el extremo del fuselaje, y se revisó su armamento que finalmente comprendía una batería triple de cañones iónicos medios, un cañón blaster pesado, un cañón autoblaster doble y dos lanzadores de torpedos de protones con ocho proyectiles. La ubicación del armamento no era al azar, Ackbar sabía que la combinación de la descarga de iones dañaba y debilitaba los escudos sobrecargándolos, con el subsiguiente impacto de la cabeza de guerra de los torpedos aumentaba el daño infligido, por esos se situaron uno al lado del otro. Aunque también podía disparar alternándose con los bláster pesados para proporcionar fuego de cobertura e interdicción [SW La guía, West and Games]. Aunque sus ocho puntos de soporte de armas se pueden configurar con varias combinaciones, por lo que se pueden encontrar con tres cañones láser y hasta cuatro turbolásers. E incluso otros complementos como proyectores ignífugos contra incendios [SW Vistas de sección de vehículos y naves].

El Ala-B cuenta con un solo computador de tiro, que utiliza uno de los cañones láser que disparaba continuamente, proporcionando la información correcta de alcance, fijando el blanco y el controlando vector de ataque, momento en que se dispara los cañones de iones y los torpedos de protones, lo que aumenta las posibilidades de alcanzar el blanco al primer disparo. Aunque por desgracia advierte la trayectoria de aproximación a su objetivo, por lo que muchos pilotos lo han retirado, usando el poco ortodoxo control manual. En caso de emergencia la cabina puede separarse del resto del fuselaje y servir de cápsula de salvamento. En la que se sitúa el sistema de soporte vital y aunque está diseñada para un solo piloto, se puede adaptar para un pasajero, aunque a costa de reducir su autonomía a la mitad [SW La guía, West and Games]. Existe una versión llama Ala-B/E de Expandido con una canina más alargada para un artillero, para permitir que el piloto se concentrara únicamente en el pilotaje. Era más veloz y resistente, pero menos maniobrable [Novela: SW Dark apprentice].

Con esta configuración mantuvo el reactor Quadrex Kyromaster que alimentaba las cuatro motores sub-lumínicos, las armas y a las pantalla deflectoras. Para aumentar su refrigeración tenía cuatro válvulas a cada lado de la placa de escisión, que disipan la energía y el calor del escape, aun así durante el combate su firma infrarroja es fácilmente detectable. En modelos posteriores se sustituyó por cuatro reactores de fusión JZ-4 de Slayn & Korpil, que aumentaba la fiabilidad al crear un sistema de impulsión redundante [SW La guía, West and Games].

Historial de combate
La doctrina por la que el Ala-B fue creado era la de “negación del espacio” al Imperio: haciéndole insegura su presencia fuera de sus zonas de protección y obligarle a desplegar sus fuerzas de manera extensa y por tanto debilitarles, permitiendo la consolidación de las diferentes células rebeldes por toda la galaxia. Este caza, con su poder ofensivo demostraba a la Armada Imperial que tenía un adversario al que debían de, no solo tener en cuanta, sino también temer. Por esa razón su perfil operativo fue mayoritariamente de ataque: su presencia imponía respeto y era un aliciente para disuadir a muchos adversarios de enfrentarse a la fuerzas de la Alianza Rebelde y posteriormente de la Nueva República [especulación del autor].

A pesar de la propaganda, el Ala-B no era tan flexible como los otros cazas. Tras las primeras batallas, el terror que infundían fue disminuyendo, sobre todo tras el desastroso ataque al Cinturón de Fara, donde se demostró que tenían fallos explorables. El más importante era su falta de maniobrabilidad y velocidad sub-lumínica, poco importante contra naves de combate más grandes y lentas, pero cruciales contra los nuevos TIE Interceptores [SW La alianza Rebelde. Guía, West and Games]. Esta desventaja sobre todo sobresalía cuando el ataque solo era llevado por Ala-B contra un objetivo custodiado por un importante número de cazas TIE, por lo que era aconsejable una escolta de otros modelos más rápidos y maniobrables como los pequeños Ala-X o Ala-A. (4) Aun así su presencia, sobre todo por su gran potencia de fuego, se impuso rápidamente allí donde aparecía. De esa manera el Imperio tuvo que iniciar una serie de contramedidas dentro de su estrategia y despliegue a lo largo de todo su territorio para contrarrestar la cada vez mayor presencia de los cazas de la Alianza Rebelde. El mayor de estos cambios fue el aumentando las naves capaces de enfrentarse a esta nueva amenaza, como la fragata de escolta de clase Nebulón-B EF76 o la Lancero diseñadas para proteger sus convoyes y repeler a cada vez mayor y mejor fuerza de cazas rebeldes [especulación del autor].

El primer escuadrón que usó los nuevos Ala-B fue el Escuadrón Daga, que fue organizado directamente por Ackbar y tenía su base en el crucero mon calamari Hogar Uno. Como se necesitaba mucha habilidad para su pilotaje pocos eran los candidatos que lograban pasar las pruebas de selección, aun así poco a poco el nuevo modelo fue formando diversos escuadrones: Azul, Lanza, Nova y Viento Solar, que engrosaron las filas de la Alianza Rebelde. [Wikipedia]. Además se unía la dificultad de fabricar un caza tan complejo técnicamente [especulación del autor]. A pesar de su limitado número de ejemplares fue desplegado en la Batalla de Endor, donde logró la destrucción el destructor Devastator de la clase Imperial II que pudo verse convertirse en una bola de fuego antes de iniciar el ataque al interior de la segunda Estrella de la Muerte [SW The essential chronology].

También estuvo presente en el contingente desplegado en Bakura poco después de la muerte del Emperador Palpatine y en las siguientes campañas para liberar la galaxia del remanente imperial. Así participó en el ataque al anillo orbital de Kuat, donde se fabricaban los destructores más poderosos de la Armada Imperial, en la liberación de Coruscant, y en las batallas de Almania y Adumar, así como en la defensa de Mon Calamari o la lucha contra los Yuuzhan Vong, entre otros muchos combates.


· Nombre: A/SF-01 Ala-B
· Tipo: Caza pesado de asalto
· Constructor: Slayn & Korpil
· Afiliación: Alianza Rebelde & Nueva República
· Dimensiones:
            Altura: 16,9 metros
            Anchura: 11,3 metros
            Longitud: 6,5 metros
· Cubiertas: 1
· Planta motriz: 1 motor Kyromaster Quadex
· Hiperpropulsión: Clase 2
· Aceleración máxima: 2,390 G
· Velocidad atmosférica: 950 km/h
· Autonomía: 1 semana
· Tripulación: 1 (piloto)
· Capacidad de carga: 45 kilos
Armamento:
            - 3 cañones de iones AeMek SW-7
            - 1 cañón láser pesado Gyrhil R-9X
            - 1 auto-bláster gemelo Gyrhil 72
            - 2 lanzadores de torpedos Krupx MG9
            - 8 torpedos de protones
Defensas:
            - Generador de escudo Zr-41 Sirplex
            - Casco de duracero reforzado



Notas de producción:
Hace tiempo publiqué la primera ficha de una nave de Star Wars, una de mis naves preferidas y para mí el mejor caza de toda la saga: el Ala-B. Ha pasado tiempo y me gustaría recuperar el texto, añadiendo información, sobre todo tras su aparición en Star Wars Rebels.

(1) El bisel es un bordo cortado oblicuamente (al bies), siendo la clara inclinada de un instrumento afilado. En Wings of the masters (SWR, 2.07) Quarrie denomina a su creación “Blade Wing” que su traducción del inglés podría ser hoja, cuchilla o espada. Durante la producción de SW VI: El retorno del Jedi el equipo de diseño etiquetaron como “Caza A” y “Caza B” los dos nuevos modelos que iban a aparecer en la película. El primero tenía una clara forma de A, mientras que el segundo, según se veía tenía cierta forma de “b”.

(2) Con esta idea querría mezclar la información existente en el Universo Expandido y lo visto en la serie de animación Star Wars Rebels.

(3) El Ala-B aparece durante la formación de la Armada Rebelde y en la aproximación de la segunda Estrella de la Muerte, pero desgraciadamente en el resto de escenas fueron eliminadas, ya que su delgada forma se confundía con el fondo estelar. Siendo una lástima que no pudieran verse en ninguna de las Ediciones Especiales, que tanto le gustan al señor Lucas.

(4) Básicamente la misma táctica usada en la defensa de D’Qar frente a la Primera Orden unos años después, con cazas Ala-X y Ala-A cubriendo la aproximación de los desesperadamente lentos bombarderos MG-100. Por suerte los Ala-B tiene mucha más velocidad y no han de lanzar bombas en caída libre como si de un venerable B-17 Flying Fortress se tratara.


Ll. C. H.


Links relacionados:


domingo, 8 de abril de 2018

Fragatas de la clase Springfield


La clase Sprinfield fue diseñada como una fragata para misiones de exploración del espacio profundo y patrulla [ST TOSC #110]. Formaba parte de un grupo de naves de tamaño medio que aparecieron en la década del 2340 para suplir las necesidades de la Flota Estelar que había generado la expansión de la Federación a principios del siglo XXIV. Así junto a la fragata New Orleans y al crucero ligero Cheyenne, compartían tecnología y diseño, que continuaría evolucionando hasta alcanzar su cénit en la clase Nebula y posteriormente en los cruceros Galaxy. (1)

Desarrollo
La Directiva de Exploración 876.4 para el Proyecto de Desarrollo de la naves estares clase Springfield indicaba que se requería una fragata para múltiples propósitos de alcance medio, siendo asignada su construcción a los Astilleros Copernicus en la Luna. Que utilizaron una configuración tradicional: con un casco principal en forma de plato, con una popa alargada de donde sobresalían los pilones de las barquillas de curvatura. Con la idea de aumentar su capacidad operativa incluyendo dos elementos adicionales: un módulo en la parte superior, que posteriormente se utilizaría en la clase Nebula y otro suspendido por debajo del casco, heredado del concepto de góndola que tenían las naves científicas de la clase Oberth, donde se instaló el deflector principal de navegación. (2) Esta disposición aumentaba el espacio interno, permitiendo tener un gran número de equipo y laboratorios científicos, al tiempo de poder albergar una extensa tripulación especializada, lo que facilitaría que se pudiera actualizarse con rapidez a todo tipo de perfiles operativos. Con esto se quería evitar que perdiera la capacidad de adaptarte a futuras necesidades, como había ocurrido unas décadas antes con la clase Centaur. Esta nave tenía la expectativa de sustituir a la clase Miranda, pero se frustraron cuando se vio que la saturación de equipo y sistemas integrados en el interior de su monocasco, reducía la capacidad de amoldarse a diferentes misiones, siendo menos versátil de lo estimado originalmente.

Pero esta medida generaba que el campo de deformació espacial que envolvía la nave tuviera que tener un gran volumen. Inicialmente se había previsto que estuviera dotada de dos barquillas LF-30, la misma con la que iban a estar equipadas las fragatas de la clase New Orleans y que derivaban del modelo FL-14 de la clase Niagara. Pero desde las primeras simulaciones informáticas se apreciaron inestabilidades en factores superiores al 7.07 de curvatura. Para evitar tener que empezar a desarrollar una nueva barquilla, que retrasaría la entrada en servicio de las nuevas naves, se pensó en utilizar el mismo modelo utilizado en la clase Cheyenne, el LF-21. Esta nave, heredera de la legendaria clase Constellation, contaba con una disposición cuádruple, por lo que se había tenido que rediseñar sus bobinas para obtener variaciones de la dinámica subespacial que generaban un campo más estable, y así tener un mayor control energético. En el caso de la Springfield no se quería equipar la nave con cuatro barquillas, que haría al sistema más complejo de mantener y sustituir. Pero el nuevo modelo sí permitía moldear la distorsión para abarcar todo el casco y alcanzar altas velocidades con una burbuja estable, logrando mantener un factor mantenido de 7.5 y alcanzar un máximo de 9.2 durante 12 horas. Esta ventaja además permitía mantener la gran autonomía con un rendimiento óptimo de la configuración doble, imprescindible para las misiones de patrulla y de exploración del espacio profundo de estas naves.

Disposición interna
El casco principal contaba con 8 cubiertas, en las que se encontraban los sistemas primarios: el reactor materia/anti-materia, con los depósitos de deuterio y los contenedores de anti-materia, situados en la parte inferior para su expulsión en caso de emergencia, junto a los motores de impulso y un ordenador principal M-14 con un procesador isolinear II. El resto del espacio estaba reservado para las camarotes y las estancias de recreo de la tripulación, como el gimnasio, un pequeño auditorio, salas polivalentes y de reuniones, así como las cubiertas holográficas. También estaba el complejo médico, con la enfermería principal y los laboratorios de biología.

Casco principal:
Cubierta 1: Puente de mando.
Cubierta 2: Camarotes de oficiales superiores, amortiguadores de inercia, sala de observación.
Cubierta 3: Emisor phaser superior, camarote del capitán, inyector de materia del reactor principal, depósitos de deuterio (parte superior), sala del transportador, cabinas de la tripulación.
Cubierta 4: Comedor principal, ordenador principal (parte), depósitos de deuterio (parte inferior), salas de reunión, motor de impulso (parte superior), cabinas de la tripulación.
Cubierta 5: Cabinas VIP, ordenador principal (parte), sala de ingeniería principal y reactor materia/anti-materia, cabinas de la tripulación, laboratorios de antropología y observación cultura, lanzador de torpedo de fotones posterior.
Cubierta 6: Cabinas de la tripulación, ordenador principal (parte), laboratorios científicos (biología), enfermería, motor de impulso (parte interior).
Cubierta 7: Emisor phaser inferior, gimnasio, cabinas de la tripulación, bodega de carga.
Cubierta 8 (de servicio): contenedores de anti-materia, generador de anti-materia, inyector de anti-materia, soporte vital.

El casco secundario albergaba el deflector principal de navegación y los equipos de sensores de largo alcance asociados a este. Que incluía un telescopio de rayos gama de 1.75 metros, sensores de flujo EM de frecuencia variables y paramétricos de estrés de campo subespacial, escáneres activos EM de banda ancha y estrecha, de distorsión gravimétrica y de imágenes de neutrino pasivo, sensores entre otros. También tenía el ordenador secundario que trabajaba en tándem con el situado en el plato y numerosos laboratorios científicos, como los de astrofísica, cartografía espacial, dinámica subespacial y varias disciplinas de planetología. Esta sección estaba unida al resto de la nave mediante dos soportes fijos que formaban una V, en cuyos laterales tenía placas adiciones de sensores de corto y medio alcance como detectores de gravitones estelares, espectrómetros de flujo gravitacional, detectores de partículas cargadas de alta energía o de calibración lineal del flujo subespacial. Aunque podían sustituirse por otros específicos, dependiendo de la misión. El módulo podía separarse para reparaciones y mantenimiento, o ser sustituido por otro, aunque se requería la asistencia de una base estelar. En estas circunstancias la nave podría operar sin este, usando los escudos deflectores durante el vuelo de curvatura para evitar impactos de micropartículas en vez del deflector de navegación. (3)

Casco secundario:
Cubierta 9 (servicio): Equipo diverso.
Cubierta 10: Control de sensores, sala de transporte.
Cubierta 11: Deflector principal de navegación (parte superior), ordenador secundario (parte superior), laboratorios científicos.
Cubierta 12: Deflector principal de navegación (parte), ordenador secundario (parte inferior), bodega de carga, laboratorios científicos, tubos lanzadores de sondas y torpedos (en los soportes).
Cubierta 13: Deflector principal de navegación (parte inferior), laboratorios, celdas de seguridad, soporte vital, soporte de vida.
Cubierta 14: Equipo diverso, sala de control, emisores phaser inferior.

Por encima del casco principal se situó el módulo integrado para aumentar el espacio interno de la nave. Así se instaló en este el hangar principal, bodegas de carga principales y laboratorios científicos adaptables. También se encontraban los dos lanzadores de torpedos y sondas frontales y parte de los sensores modulables que permitían ser sustituidos con rapidez. Entre los sistemas fijos se encontraba un sensor de interferometría de imagen pasiva gamma, un telescopio quásar, y un procesador cartográfico de onda de plasma galáctica.

Módulo supeior:
Cubierta A: Equipo sensores,
Cubierta B: Sala de control, capacitador de flujo, generadores de escudo deflector.
Cubierta C: Lanzatorpedos frontal, sala de montaje de sondas, laboratorios, control de lanzamiento, hangar (cubierta superior).
Cubierta D: Laboratorios, hangar (cubierta inferior).
Cubierta E: Transportador de carga, bodegas de carga principales.
Cubierta F: Laboratorios, emisor phaser inferior trasero.
Cubierta G: Soporte vital, equipo diverso.

Perfil operacional
Al entrar en servicio la clase Springfield tenía en equivalencia el mismo equipamiento en sensores que la clase Excelsior y como nave de tamaño medio estaba asignada a operar más allá del territorio de la Federación. Las misiones más usuales solían ser estudios estelares, mapeo de sistemas planetarios, y proyectos de investigación de fenómenos espaciales, u observaciones cultures. Además su extenso equipamiento de sensores las hacia plataformas perfectas de patrulla de largo alcance a lo largo de las extensas fronteras y dentro de estas. Como la USS Chekov, que en la fecha estelar 44002.3 se enfrentó, junto a otras 39 naves estelares, a un cubo borg que se dirigía hacia la Tierra, siendo destruida durante la Batalla de Lobo 359 [The best of both worlds II (TNG, 4.01)].

Durante su desarrollo en algunos círculos de planificación y mando se habló de haber obtenido una fragata con las características de un crucero. Pero como nave de tamaño medio de múltiples propósitos se quiso abarcar más de lo que realmente podían. Aunque tenía un perfil operativo amplio al permitir que sus sistemas pudieran intercambiarse y modificarse dependiendo, esto generaba más de un quebradero de cabeza a la tripulación para adaptarse ante el constante cambio del equipamiento. Por otro lado resultaban atestadas de personal, sobre todo con la dotación máxima, que era de 430 tripulantes y oficiales entre técnicos y científicos, por lo que tenían fama de incómodas. Sobre todo en periodos largos de exploración del espacio profundo donde la dotación iba al completo. (4) Esta situación generaba un efecto no deseado, al observarse que una nave tan pequeña no siempre podía adaptarse con la rapidez deseada a los desconocidos peligros que acechaban en las misiones de larga duración de exploración, momentos en los que se requería mucha pericia practica e improvisación. Impidiendo que pudiera ser tan flexible como una nave de mayor tamaño, donde el incremento de miembros en la dotación podía absorberse sin incomodidades. A pesar de estas apreciaciones de los altos cargos y de sus dotaciones, estas naves se adaptaban bien a nivel técnico y de rendimiento a las misiones científicas y las patrullas asignadas. Con el tiempo algunas se han especializado en alguna disciplina, manteniendo más estable su equipamiento y la tripulación. Y en la década del 2360 varias de ellas se incluyeron en el programa para adaptarlas a incluir los hijos de la dotación. Mientras que en otras se han reducido el personal y su perfil operativo a medida que sus roles eran asumidos por naves más nuevas. Por eso las Springfield siguen realizando un gran trabajo y se espera que sigan operativas hasta las primeras décadas del siglo XXV. (5)


Tipo: Fragata [ST TOSC #110]
Perfil operacional: exploración y patrulla [ST TOSC #110]
Comisionada: 2343
Desarrollada: Astilleros Copernicus, la Luna
Producción: 60 inicialmente (aumentadas a 122). Perdidas en servicio 33
Desplazamiento: 2.100.000 toneladas métricas
Tripulación: 430 [ST TOSC #110]
Máxima en evacuación: 3.000
Dimensiones:
            Longitud: 325 metros [ST TOSC #110]
            Envergadura: 243 metros
            Altura: 72 metros
            Cubiertas: 18
Planta de energía:
            Curvatura: un reactor principal M/AM alimentando 2 barquillas de curvatura LF-21
            Motores de impulso: 2 unidades subatómicas FIG-5
Capacidad de Curvatura:
            Velocidad de crucero: factor 7.5 [ST TOSC #110]
            Máxima velocidad de crucero: factor 9
            Máxima de emergencia: factor 9.2 [ST TOSC #110] 12 horas
Armamento:
            8 trincheras phasers Tipo X con una salida de 7.500 terawatts
            3 tubos lanzatorpedos Mk80
            Capacidad de almacenaje: 150 torpedos
Sistema Defensivo:
            Sistema de escudos estándar con una capacidad de 376.000 teraJoules
            Casco estándar de duranium
            Sistema estándar de campos de fuerza estructurales
Ordenador principal: Procesador isolinear II M-14
Sistema de navegación primario: Guía de deformación celestial RAV/ISHAK Mod. 2
Laboratorios científicos: 27
Vida útil estimada: 60
Mantenimiento:
            Autonomía: 1 año
            Estándar: 5 años
            Actualización en astillero: 20 años
Vehículos embarcados:
            11 lanzaderas con un complemento estándar de: 4 Tipo-7; 3 Tipo-6; 2 Tipo-15; 2 workbees.


 Base de datos técnica de la Flota Estelar

Fragata clase New Orleans
Archivo Alpha 3-09848-B
Fecha estelar 55676.4



Notas de producción:
(1) El aspecto de las estas naves es muy similar, ya que todos se hicieron a partir de maqueta de la clase Galaxy. La New Orleans, la Cheyenne y la Springfield fueron creadas para ser mostradas en los restos de la Batalla de Lobo 359 en The best of both worlds II (TNG, 4.01) y las dos últimas tiene el mismo tipo de barquilla. Consultar cronología naval para ver parecidos.

(2) La información que recoge el número 110 dedicado a la clase Springfield de Star Trek The Official Starships Collection de la editorial Eaglemoss, indica que ingeniería (y por tanto el reactor principal) se encuentra en la sección suspendida en la parte inferior. Pero aquí se ha reflejado que esta se encuentra en el plato, como en el magnífico trabajo de Alexander Richardson con el MSD. Además el plato tiene más espacio para un reactor materia/antimateria y me parece extraño que una parte tan importante de la nave esté en una parte más vulnerable o que incluso podría desprenderse, perdiendo así la generación de energía.

(3) Esta afirmación procede de la imagen de la USS Chekov entre los restos de la batalla de Lobo 359, en la que no se aprecia el módulo inferior. Entre 2015 y 2016 Rick Sternbach publicó diversas imágenes de la maqueta construida con Ed Miarecki antes de ser dañada para filmarlas tras la batalla contra el cubo borg. A pesar de esta evidencia he mantenido este dato porque me parece plausible la capacidad de cambio de esta parte del casco.

(4) Me parece el dato de la tripulación, obtenido del número 110 del STTOSC, algo elevado. Según el Technical manual de DS9 la Excelsior tiene una tripulación de 750 (aunque esto puede ser un error ya que tiene la misma dotación que la Nebula), la Akira de 500, la Miranda de 220, la Norway de 190, la Centaur de 315 y la Curry de 290. Según Eaglemoss la Cheyenne de 320, y la New Orleans 500. Mientras que la Ambassador tenía entre 526 y 700. Indicar que es una nave atestada me parece además la manera de buscar un fallo en la nave y hacer la descripción de la nave algo más creíble. Además de personalizarla al no ser todo perfecto. ¿Vosotros que creéis?

(5) Me parece absurda la idea de que se retiraran  del servicio activo, como se indica en el módulo The Price of freedom, del juego del rol de Last Unicorn y recogido por Eaglemoss. En el mismo periodo había naves con matrículas más antiguas en servicio como las Oberth, las Miranda, las Constellation o las Excelsior que aparecen el TNG y DS9, citando solo algunas muy utilizadas. Que no se mencionen más Springfields no significa que no estén en servicio. Por ejemplo hasta ahora se conocían pocas clases operativas en el siglo XXIII, pero desde Discovery nos han presentado un considerable número de nuevos tipos.

Ll. C. H.

Links relacionados: